Cómo coger bien una copa de kwak

Parece ser que buena cerveza e ignorancia humana son dos términos íntimamente relacionados. os voy a explicar un ejemplo que quizá algunos conozcáis y quizá otros no.

Existe en Bégica una cerveza llamada Kwak que más que por el sabor de la misma destaca por la copa en la que se sirve:

Seguro que tras ver esta copa más de uno pensará en cogerla por el mango de madera para tomarse un buen trago, verdad?

!Pues no! ¡Mal, muy mal! Os voy a explicar el porqué.

Resulta a principios del siglo XIX Napoleón dictó una ley en la que se prohibía a los carretilleros bajar del carro durante las paradas en posadas y bares.

Pauwel Kwak, el dueño de uno de esos bares pensó en una curiosa idea para hacer que los carretilleros no se quedaran sin beber. La idea consistía en hacer que el carro tuviera un gancho de sujección de madera donde se engancharía una copa especial con el cuello más estrecho. De esa manera el carretillero podría beber sin moverse de su sitio y, más importante, sin perder ni una sola gota de cerveza.

Ahora imaginaros al carretillero… verdad que no cogía el carro a pulso para beber? No, no lo hacía. Cogía la copa con la mano, tal y como hace la chica de esta foto.

Así que ya sabes. Si un día vas a un bar y te pides una Kwak… haz el favor de cogerla bien… porque estoy harto de ver cómo absolutamente nadie es capaz de cogerla de la manera adecuada… o es que tienes suficiente fuerza como para levantar un carro con los caballos y todo? Si tienes suficiente fuerza para aguantar un coche de caballos  ¿Para qué quieres caballos? ¿Para qué quieres cerveza? ¿Eres Hulk? Pues eso.

Temas logisticos aparte voy a hablar un poco más de esta cerveza.

Esta cerveza es actualmente fabricada por la cervecera Brouwerij Bosteels. En Boostels cuando oyeron la historia de Kwak y el carro no resistieron la tentación de recrear la historia con fines comerciales. Yo no vivía en el siglo XIX, pero me juego lo que queráis a que la receta original no tenía nada que ver con lo que nos estaban vendiendo ahora.

¿Y qué nos venden ahora? Pues una cerveza de doble fermentación con 8 grados de alcohol. Se caracteriza por ser dulce, demasiado dulce.

El primer trago entra bien, porque cualquier cerveza fría entra bien… pero cuando vas por media copa, cuando la cerveza comienza a no estar tan fría, uno descubre su autentico carácter: empalagosa.

Sí, empalagosa, y no sólo eso… sienta mal y da dolor de cabeza al día siguiente. Por lo que a mí respecta he de decir que es como el botellón que sirven en muchos locales.

Y sí, sé que si leéis algún post mío de hace 7 ú 8 años (porque ya llevamos 9 en línea) igual digo lo contrario… pero es que en ese tiempo he tenido tiempo de descubrir cervezas excepcionales. De distinguir cuándo tomas una cerveza hecha con lo que debe de estar hecha y cuándo te estás tomando un brebaje químico industrial como el de esta Kwak y el 99% de las cervezas fabricadas en este país.

He dicho

Cómo conseguí que Spotify no se colgara

Hace un rato actualicé Spotify a su última versión, la cual según dicen es más social (pos vale).

Esto no tendría mayor novedad si no fuera porque una  vez actualizada la aplicación, ésta se colgaba como un jamón… no pasando 5 segundos entre que aparece la pantalla principal y que esta se cierre.

Todo parecía tener que ver con la novedosa característica de las “bibliotecas”, que no tiene nada mejor que hacer que coger todo lo que tienes en iTunes e importártelo dentro de la aplicación… Sin embargo parece que ellos no cuentan con que hay gente que tiene librerías de 90Gb y 13000 canciones como la mía… ¿resultado? los susodichos cuelgues.

Aprovechando estos lapsos de 5 segundos de amnistía pre-cráshica me dediqué a ir probando diferentes opciones, hasta que dí con que accediendo a modificar -> preferencias… y desactivando la siguiente opción…

.. se acababan los problemas.

Aún y así he de deciros una cosa.

No soy fan de Spotify. Vale, sí, es un chollo… pero si esto va a ser el futuro de la música, por mi parte apaga y vayámonos. A mí Spotify me parece un potencial peligro por dos causas:

  1. Si se convierte en la única vía para escuchar música (y de momento la tendencia va por ahí…) puede transformarse en un filtro para decidir qué hemos de escuchar y qué no. ¿Cualquier problema? No aparecerás en Spotify y por lo tanto no estarás en circulación. ¿Os imagináis un mundo donde sólo se escuche Los 40 Principales?. Un mundo sólo con Spotify no diferiría mucho.
  2. ¿Creéis que la comida del Arzak se valoraría igual presentada como buffet libre? Algo parecido es lo que está pasando con la música. La música es como un hijo al que has de cuidar… un hijo no es de usar y tirar, te acompaña hasta el fin de tus días… sin embargo la música se está convirtiendo en eso: Un artículo de usar y tirar. Un objetivo del Zapping… No considero que disponer de TODO (previa censura) AHORA sea lo más educativo ni cultural.

Llamadme clásico, pero por mi parte prefiero tener la música en mi disco duro sin tener que depender del control/voluntad de ninguna empresa. Prefiero tener la música en mi disco duro porque me gusta, o porque la descubrí a raíz de vete a saber qué. No quiero tenerla entremezclada con millones de temas anónimos que nunca escucharía.

Es irónico pues que leyendo por todos los medios “dospuntoceristas” sean precisamente los autoproclamados defensores de la libertad aquellos que consideran Spotify una revolución. Un servicio que precisamente lo que hace es atentar contra la libertad, con mucha manga ancha, sí, pero te dice qué no puedes escuchar.

No, Spotify no es una revolución. La revolución será aquello que acabará con Spotify según como vayan los tiros en el futuro.

Abuso de poder de la compañía de aguas

Lo que voy a contar hoy es la historia de un abuso que Aigües de Barcelona realiza basándose en su política de “estimaciones de consumo”. Algo con lo que muchas veces se han embolsado unos ingresos desorbitados aprovechándose de la buena fe de personas despistadas (ancianos, etc…) que confían en lo que pone en la factura sin investigar mucho más allá.

Claro, que con un lema como este quién no se fía, no….?

Todo mentira

¡PUES NO OS FIÉIS!

Aquí Mr.Marianitu no acostumbra a gastar demasiada agua.  Su gasto en la factura acostumbra a ser de unos 30 euros trimestrales sin demasiada variación de un trimestre a otro. Y todo esto iba bien hasta que la semana pasada recibí la última factura en la cual…  ¡¡¡se me pretendía cobrar 168 euros!!!!!

Llamé a la Compañía de Aguas preguntando qué había pasado y me dijeron que:

  1. El trimestre anterior (Enero 2010) no se pudo hacer la lectura del contador, por lo que se facturó consumo cero.
  2. Este trimestre (Abril 2010) tampoco se pudo hacer lectura del contador, con lo que calculó un consumo estimado.

Por eso la cosa quedó a nivel de consumo tal y como aparece en este gráfico:

consumo manipulado

No, no está trucado. La compañía de aguas estimó un consumo de 94 metros cúbicos… 94.000 litros!! A años luz de lo que se consume en esta casa…

Más de uno dirá “sí, pero en abril del 2009 consumiste 43 metros”. Pues no, falso! Lo de Abril del 2009 fue una estimación, ya que el trimestre anterior tampoco se pudo mirar el contador.

Este consumo estimado de 94 metros cúbicos desembocó en el siguiente cálculo/factura/robo:

robo a mano armada

Por suerte hay un mecanismo para rectificar esto si el cliente se da cuenta de que le están timando. Consiste en llamar a la compañía de aguas y concertar una lectura real de contador.

En mi caso la cosa está difícil, ya que el contador no está en mi casa… de hecho no está ni en mi calle. Lo tiene el dueño de mi casa (vivo en alquiler), y está dentro junto a otros dos contadores en unos talleres cerrados hace años. Sólo se puede entrar si la viuda del casero abre, y como se pasaron todo el trimestre pasado en el hospital…

En mi caso solicité que me llamaran antes de venir, ya que muchas veces no estoy, debería avisar a la señora que abre, y acompañar al empleado hasta el lugar donde ha de tomar la lectura. Di mi teléfono, pero sirvió para poco ya que se presentaron sin avisar (no estaba pero dejaron nota).

Volví a llamar y me dijeron que se pasarían el Viernes de 9 a 10 de la mañana… Pues el JUEVES me llamaron sin avisar (suerte que estaba) y se realizó la lectura.

Sabéis cual fue el consumo real en el cúmulo de los dos trimestres sin medir?

¡29 metros cúbicos!

¿Cuidamos del agua para cuidar las personas? ¿ O más bien los bolsillos de ciertos mandamases?

Adiós a los Árboles

¿Adiós a los árboles? Sí, ellos nos dieron el papel y el papel nos dio la lectura. La lectura nos los quitará. No de nuestros bosques, los quitará de nuestro papel para poder seguir disfrutando de la lectura. Una lectura esta vez sin fecha de caducidad.

Pues nada. Suelto esta parida para decir que me compré un cacharro de estos:

Y que ahora leo más libros que nunca (luego dinero bien invertido, no?).

Se trata de la Papyre 5.1. Y con ella tengo la misma sensación que cuando fui al dentista y me quité esas feas manchas que tenía en los dientes: ¿Por qué no lo hice antes?

Redimensionando Particiones Bootcamp

Supongo que conocéis BootCamp, una utilidad incorporada en OS X que permite crear una segunda partición en nuestro Mac donde instalar y arrancar Windows.

Dado mi trabajo, suelo echar bastante mano a Windows, de manera que para mí es imprescindible poder tenerlo de manera nativa en cualquier máquina que tenga a mano. Por eso no es raro ver mis macs con dos particiones… una con OS X y otra con alguna variante de Windows.

El problema surge cuando te das cuenta de que hemos creado una partición Windows demasiado pequeña (o demasiado grande). Precisamente ayer me encontré en esa situación (asignar 10Gb a un Windows nunca resultó buena idea…) y me vi en la obligación de redimensionar.

Buscando por aquí y por allá no me lo ponían demasiado fácil, y casi todas las soluciones apuntaban a hacer un clonado de la partición Windows con Winclone para luego volver a crear la partición con el Asistente Bootcamp y restaurar en ésta lo previamente clonado. Otra posibilidad era utilizar una aplicación llamada iPartition que no es barata precisamente…

Pues bien. Buscando por ahí he encontrado una aplicación gratuita orientada precisamente a lo que yo quería hacer: redimensionar la partición Bootcamp. Se trata de Camptune, una aplicación de Paragon que te creará un CD de arranque mediante el cual podrás decidir de manera muy rápida y sencilla cuánto espacio de disco quieres dedicar a Windows y cuánto a OS X. Todo ello sin perder un solo byte de información.

Supongo que el personal ya la conocería, pero yo no, así que aquí queda anotada para futuros usos.

A mí me fue bien… y a tí?

iTunes, Windows 7, su Firewall y otras (malas) hierbas

Lo sé, hoy es el día de los inocentes, pero esto no es una inocentada.

Ya saben los dos o tres que leerán que hace meses que trabajo única y exclusivamente en casa con un PC de 300 euros que compré en PCGreen. Un Core2Duo E7400 a 2,8Ghz con 500Gb de disco duro y una tarjeta gráfica dedicada de ATI, una EAH3450 de 512Mb fabricada por ASUS. La placa base del engendro es una ASUS P5KPL-AM y venía “dotada” con 4Gb de memoria ram en 2 módulos de 2Gb.

Dicho equipo llevaba instalada una distribución Ubuntu de la época de Concha Piquer que procedí a eliminar tan pronto como llegué a casa. Me gusta Linux, pero trabajando de lo que trabajo no me queda otra que depender de los productos de Microsoft y su sistema operativo, que no fue otro que…

¡Windows Vista!  666

Duró poco, ya que como estaba dando un curso de mantenimiento de equipos informáticos tenía que andar quitando y poniendo sistemas varios y no podía liarme con experimentos… pero esto duró poco.

A principios de Agosto comencé las vacaciones y, al no dar ya las 11 horas de clases diarias de las que disfrutaba durante los últimos meses, disponía de muchas horas libres. Por esa razón me puse a experimentar.

Sabía de gente que instalaba Mac OS X en sus PC’s, algunos de ellos con éxito. Había oído de gente (alguno de ellos Maqueros de la Vieja Escuela ) que ya renunciaba a la compra de Macs y trabajaba directamente con PC’s exorcitados con el Sistema Operativo de Apple. Tenía su lógica, ya que desde que Apple decidió abandonar la plataforma PowerPC para pasarse a Intel Macs y PC’s compartían muchas similitudes.

Viendo que había una fuerte comunidad de usuarios dedicada a ello, descargué un Mac OS X Leopard 10.5.7 modificado para funcionar en PC’s: iDeneb.

El proceso de instalación de Ideneb en mi PC no fue especialmente dificultoso, de hecho y excepto un paso en el que hay que especificar el Hardware concreto de tu PC (Chipset, sonido y gráfica básicamente) no difería en absoluto con respecto a la instalación de Leopard en un Mac. Conseguí un PC arrancando OS X funcionando a la perfección, exceptuando un detalle: la tarjeta gráfica. Y es que, amiguitos, esa ATI baratera no es compatible.

¿Qué hice? Pues cambiar la tarjeta gráfica, comprando una cosa que no fuera demasiado cara y me diese compatibilidad con todas las pijadas gráficas de OS X para sus equipos modernos… y héte aquí que por 40 euritos compré una nVidia GeForce 9500GT de 1Gb fabricada for XFX que resultó ir a las mil maravillas.

Lleno de escepticismo me dispuse a probar semejante engendro. No podía ser que por 340 euros tenga un Mac funcionando, y encima con esas características técnicas… algo tenía que fallar.

Usé esa máquina con OS X durante 4 meses de una manera normal, como si del último iMac se tratara. Y no, no hubieron problemas. Probé a meter caña de España a ver si lo conseguía colgar… y ni por esas. Incluso con aplicaciones pensadas sólo para PowerPC funcionaba a las mil maravillas. Y al final llegué a una conclusión que nunca en los años que he estado de maquero hubiera pensado: O Apple ajusta el tema de precios y calidades o sintiéndolo mucho a partir de ahora trabajaré sólo con máquinas exorcitadas. Supongo que cuando necesite comprar un ordenador miraré los Apple y miraré PC’s de característica similares y tomaré una decisión.

Hace un mes compré un segundo disco duro, uno de 1Tb adquirido en PCBox. Resulta que en PCBox te descuentan en importe del canon de la SGAE si dices que el disco duro que compras va a ser usado sólo para el sistema operativo. Has de rellenar una hoja con una declaración jurada diciendo que no lo usarás para hacer cosas malas y ya está.

El caso es que puse ese disco duro como disco de sistema (cumplí mi palabra… a medias…) para instalar Ubuntu Linux 9.10 en una partición pequeñita y Windows 7 Ultimate x64 en la otra.

Linux lo puse para hacer pruebas (no viene mal que si no a uno se le oxida la mollera…) y me aportaba el gestor de arranque Grub. Con Grub conseguí un arranque dual Windows/Linux pero en breve planeo hacer Trial Windows/Linux/OS X.

Últimamente, y a pesar del éxito insospechado de mi Leopard bastardo, me veo trabando casi siempre con Windows 7. Lo siento, es lo que tiene ser profe de informática… pronto el alumnado comenzará a hacerme preguntas sobre Windows 7, y si no me lo he mirado antes… ¿No creéis? lo mismo con Office 2007 y (cuidado, que está al caer!) Office 2010.

Pues bien, en Windows 7 (y en Windows en general) acostumbro a escuchar música con un maravilloso programa llamado Foobar2000. Sin embargo tengo un Airport Express que quería aprovechar para poner música en el comedor. Para quien no lo sepa el Airport Express es un modulito maravilloso que permite hacer que tu iTunes suene vía Wifi en los altavoces de equipo HIFI que tienes tras habitaciones más allá. Pues bien, instalé iTunes sólo para eso… Sí, ya sé que el iTunes de PC es una bazofia inmunda, pero bueno, eso es algo en lo que no me voy a fijar demasiado escuchando música en la cocina mientras friego los platos, no….?

Estoy harto de configurar Airports Express. Es algo bien fácil de hacer. Sin embargo en Windows 7 se me resistió sobremanera. Me daba error.

Y sabéis por qué? Pues porque al señor iTunes o al señor Windows (o a ambos en una confabulación juedeomasónica sin precedentes) no le dio la gana de preguntame si quería añadir una excepción para iTunes en el Firewall de Windows.

Firewall de Windows 7 y Airport Express

Y yo de mientras dándome de cabezazos con el monitor. Y no, esto no hubiera pasado en mi Leopard bastardo. Y sí, de esto iba a el post.

Voy a por un café. Buenas tardes y feliz día de los inocentes… aunque insisto, esto no es una inocentada.