Total eclipse.

Me he hecho la manicura y he ido a la peluquería, he dormido con camisón de tirantes y el balcón abierto a principios de marzo, he desayunado a las ocho de la mañana de ¡un domingo! y escribo una entrada en el blog de mi hermano…. Todo un cúmulo de hechos inhabituales en mí. ¿Locura transitoria? Le echaremos la culpa a la luna.